Síndrome de los “veintitantos”

Lo que ellos no saben

Ultimamente no tengo mucho tiempo, ya se sabe que el final de curso es una época complicada para los estudiantes, y más aún si además de ser final de curso es final de carrera. Así que he descuidado un poco el blog, pero hoy he leido este texto que os copio, me ha gustado y me he sentido identificada, así que he pensado que podía ser una buena entrada. Espero que os guste.

SÍNDROME DE LOS VEINTITANTOS

Le llaman la “crisis del primer cuarto de vida”.
Te empiezas a dar cuenta que tu círculo de amigos es más pequeño que hace unos años atrás.
Te das cuenta de que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios por diferentes cuestiones: trabajo, estudios, etc…
Y cada vez disfrutas más de esa cervecita que sirve como excusa para conversar un rato.
Las multitudes ya no son “tan divertidas”……

Ver la entrada original 698 palabras más

Como introducir nuevos alimentos a nuestro bebé

Tenia una gran ansiedad porque Joaquín probara los aliment os, pues cada que nos sentamos a la mesa parecía antojado de nuestra comida…finalmente el día llego…

En nuestra ultima visita al pediatra nos permitieron darle a probar algunos alimentos. es el (pediatra) quien decide cuando empezar a ofrecer alimentos al bebé. Algunos pediatras no están de acuerdo con ofrecer alimentación antes de los seis meses. Sin embargo, el pediatra que ve a Joaquín aconsejo darle a probar los primeros alimentos a los 4 meses y medio.

Sus indicaciones se basaron en una lista de siete frutas: Ciruela, Papaya, Mango – Banano, Pera, Manzana Durazno. Se escoge una fruta para hacerle compota por dos o tres días al bebé, (DEBE SER NATURAL Y HECHA EN CASA). Como la idea es que el bebé pruebe solamente se le da una onza en la media tarde. Esto no implica quitarle ninguna toma, el bebe solo va a probar y a conocer sabores. Se debe evaluar durante los dos o tres días la respuesta del organismo; las primeras tres frutas suelen dar un poquito de diarrea, las cuatro ultimas estreñimiento. Estas reacciones se deben tener en cuenta y comentarlas al pediatra.

Esta experiencia debe ser bonita y divertida con tu hijo, si no quiere recibir no lo obligues inténtalo todos los días hasta que te reciba y lo vea divertido. Recuerda tener una cuchara adecuada y que el babero no le este molestando.Imagen